Buscar
  • ...

LAS ENFERMEDADES ESPIRITUALES QUE GUARDA EL CORAZÓN

Actualizado: 24 de feb de 2019

y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallareis descanso para vuestras almas. Mateo 11:29

Cuando nos enfermamos, son los síntomas los que nos dicen que algo anda mal. En nuestra vida espiritual es igual. Cuando algo no anda bien, hay síntomas espirituales que empiezan a aparecer.


Tristemente, muchos cristianos hoy en día, cuidan su apariencia, y poco hacen por aplicar la misma dedicación a su interior. Ya lo decía Jesús en Mateo 23:26-28, comparando a estas personas como sepulcros blanqueados por fuera.


Dice Proverbios 4:23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.

¿Que guarda tu corazón? Hablaremos de seis enfermedades espirituales que pueden estar afectando tu vida, y no te has dado cuenta. Veamos:


  • SOBERBIA. Síntomas: superioridad, egoísmo, apariencia, crítica, orgullo, vanidad, altivez, arrogancia, ignorancia (porque no se permite aprender de otros), murmuración. Los cristianos afectados por esta enfermedad normalmente usan frases como si ellos lo saben todo (Mateo 12:34).

En la Biblia encontramos algunos personajes que fueron soberbios y vivieron consecuencias, entre los que están Moab (Gn 48) y Nabucodonosor (Dn 4). Recomendación, leer Proverbios 16:5 y 28:25.


Sé humilde. Proverbios 11:2 Cuando viene la soberbia, viene también la deshonra; mas con los HUMILDES está la sabiduría.


  • CONTIENDA. Es concebida por la soberbia. Síntomas: justificaciones, pretextos, excusas, mentira, falsedad, murmuración, juicios, quejas, argumentos, etc. Podemos estar escuchando la palabra de Dios, y al mismo tiempo pensando en la excusa que pondremos al final para no actuar.

En Job encontramos al personaje más contencioso de toda la escritura. Cap 3 Job maldice el día de su nacimiento. Cap 10 Persiste en quejarse, y reitera su queja.


Calla. Job 40:2-5, Mi mano pongo sobre mi boca. Una vez hablé, más no responderé; Aun dos veces, más no volveré a hablar. Leer Gén. 6:3.


  • REBELDÍA. Resistirse (Jer. 8:4-8). Síntomas: Difícil de dirigir o doblegar, no sigue indicaciones, no confiable, desorganizado, terco, ciego, sordo, cerrado, peligroso, contradictor.

El más claro ejemplo de rebeldía lo encontramos en el pueblo de Israel, una y otra vez se sublevaba a Dios. Jeremías 8:4, Romanos 10:21, Isaías 30:1-5.


Sé manso. Salmo 68:6, Dios hace habitar en fami-lia a los desamparados; Saca a los cautivos a pros-peridad; Mas los rebeldes habitan en tierra seca.


  • DESOBEDIENCIA. Es hermana de la Rebeldía. Síntomas: No hay sujeción, domina la carne, siguen al mundo, desleal, rebelde, incrédulo, no confiable, indisciplinado, transgresor, etc.

Cuando Saúl luchó contra el pueblo de Amalec se le dieron instrucciones precisas, pero a él se le hizo fácil “desviarse” un poco. 1 Samuel 15.


El desobediente, no es hijo de Dios. Efesios 2:1-4


Obedece. 1 Samuel 15:22b, Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros.


  • DESPRECIO. (Menosprecio): Tener en poco (Núm. 15:31). Síntomas: olvido, esterilidad, pérdida, soledad, miseria, oprobio, enojo, etc.

Agar (Gen. 16:5/21:14), Esaú (Gen. 25:31-34) y Mical (2 Sam 6), nos dejan una muestra de las consecuencias del menosprecio.


Recuerda. Deut. 32:19-20, De la Roca que te creó te olvidaste; Te has olvidado de Dios tu creador. Y lo vio Jehová, y se encendió en ira Por el menosprecio de sus hijos y de sus hijas.


  • PROVOCACIÓN. Las personas enfermas de esto, su prioridad no es Dios y su vida es gobernada por sus deseos y emociones. Síntomas: imprudente, impulsivo, duro, acechador, cazador, insensatez, rebelde, infiel, envidia, incitador, tentador, “mete aguja, para sacar hebra”, mitote, idolatría, etc.

En Números 21:5-6 y Deuteronomio 32, vemos las consecuencias que vivió el pueblo de Israel por tentar a Dios una y otra vez.


Sé humilde. Hebreos 3:7-9, No endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto. - Extra: Jer. 35:15


“No se trata de lo que el hombre ve; pues el hombre se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el corazón”, dice el Señor. 1 Samuel 16:7


La iglesia es un cuerpo y tiene muchos miembros, y cada uno en particular debemos procurar tener un corazón espiritualmente sano y fuerte, para avan-zar y crecer como uno solo. Cuando un miembro del cuerpo se enferma, todo el cuerpo sufre.


Si tu corazón esta guardando alguna enfermedad espiritual, hoy es el día para hacerle limpieza y aplicar la sanación que nos ofrece Dios.Recuerda, se puede correr cuando se está enfermo, pero no se llegará muy lejos. Guardemos nuestro corazón.


Por: Janice Pérez



9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
IGLESIA DEL
NAZARENO
   HISPANA

559 363 8669 & 559 486 9421

iglesianazarenoms@gmail.com

1238 Santa Bárbara Dr.
Los Banos, 93635

  • White Facebook Icon
Logonovo2.png
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now