Buscar
  • ...

A SEMEJANZA DE DIOS FUIMOS HECHOS



Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza. Gén.1:26a

En la Biblia se encuentran alusiones tanto al Padre como al Hijo y al Espíritu Santo que se han presentado como menciones implícitas de la naturaleza de Dios, desde el libro de Génesis, con la fundación del mundo.


  • Génesis 1:26a, Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza.

  • Génesis 3:22a, Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros.

  • Isaías 6:8a, Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?

  • Romanos 1:20a, Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo…

Fuimos creados a semejanza de Dios (Gen1:26), Él es un ser tripartito (del latín tripartitus y significa "dividido en tres partes"). Él es un Dios manifestado en tres personas: Padre, Hijo (verbo) y Espíritu Santo, y cada persona es plenamente Dios (1 Juan 5:7).

  • 1 Juan 5:7, Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno.

El hombre, por tanto, es un ser tripartito, esto quiere decir, que estamos formados por Espíritu, Alma y Cuerpo (Img1).

  • 1 Tesalonicenses 5:23, Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

Muchas personas viven y mueren sin llegar jamás a conocer la profundidad de sí mismos. La maravilla viviente que somos por gracia de Dios.


Ahora, ¿quiénes somos en cada una de éstas partes?

La Biblia puede contestar de forma precisa y satisfactoria.


- SOMOS CUERPO (Soma). El cuerpo es la parte externa del hombre, y lo usamos para contactar el mundo físico y el medio ambiente con nuestros sentidos: tacto, olfato, vista, oído y gusto. (1 Co 15:50-53; Ro 8:12-13). En el cuerpo tenemos la morfología, fisiología y anatomía. Es la ropa del alma y el espíritu. Es templo (2 Corintios 6:16).

  • 1 Corintios 15:50-53 Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción. He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.

  • Romanos 8:12-13, Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne; porque si vivís conforme a la carne, moriréis; más si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.

  • 2 Corintios 6:16c, Porque vosotros sois el templo del Dios viviente.

Las necesidades del cuerpo son básicamente: respirar, beber, comer, dormir, sexo y desechar. El cuerpo es gobernado por éstas necesidades. (Mt 6:25-34)

  • Mateo 6:25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

Los pecados del cuerpo son aquellos que contaminan al cuerpo.

  • "Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; más el que fornica, contra su propio cuerpo peca", 1Co. 6:12-20.

Por mencionar algunos estarían: adulterio, drogas, alcoholismo, vicios (incluida la comida), pornografía, incesto, etc., todo aquello que sea daño (contaminación) contra el cuerpo.


Nota: La vestimenta no entra aquí, porque es algo fuera del cuerpo, más bien eso tiene que ver con la madurez de cada persona.


El cuerpo se relaciona con el atrio del tabernáculo (2 Co 5; 6:16). Al final de nuestros días, nuestro cuerpo, que es polvo, volverá a la tierra de donde vino (Ec. 12:7).

  • Eclesiastés 12:7, y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio.


- SOMOS ALMA (Psique). El alma es la parte interna del hombre, y la usamos para contactar con el mundo psicológico, y está compuesta por la mente (intelecto), la emoción (corazón) y la voluntad. Nuestra alma piensa, siente y escoge. El alma nos distingue de unos y otros, y es gobernada por nuestros deseos. Se alimenta de información, afecto y se contamina por ignorancia, rebeldía, soberbia, etc.


El alma somos nosotros, el ser viviente. Ese ser viviente existe por el Cuerpo y por el Espíritu. Entonces, cuando el alma viviente pierde el aliento de vida, queda solamente el cuerpo, que privado de la vida, vuelve al polvo (Gén.2:7).

  • Génesis 2:7, Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.

Con respecto al Alma:

  • Job 34:14-15, Si él pusiese sobre el hombre su corazón, Y recogiese así su espíritu y su aliento, Toda carne perecería juntamente, Y el hombre volvería al polvo.

  • Salmos 104:29-30, Escondes tu rostro, se turban; Les quitas el hálito, dejan de ser, Y vuelven al polvo. Envías tu Espíritu, son creados, Y renuevas la faz de la tierra.

  • Eclesiastés 12:7, y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio.

  • Eclesiastés 8:8, No hay hombre que tenga potestad sobre el espíritu para retener el espíritu, ni potestad sobre el día de la muerte; y no valen armas en tal guerra, ni la impiedad librará al que la posee.

  • Lucas 23:46, Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y habiendo dicho esto, expiró.

  • Lucas 8:55, Entonces su espíritu volvió, e inmediatamente se levantó; y él mandó que se le diese de comer.

  • Salmos 146:4, Pues sale su aliento, y vuelve a la tierra; En ese mismo día perecen sus pensamientos.

Los pecados del alma son aquellos que contaminan el alma.

  • Gálatas 5:16, Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.

Cuando “decidimos” satisfacer los deseos de la carne, nuestra alma peca, porque es en el Alma que tenemos la Voluntad.

  • Santiago 4:7 Someteos, pues, a Dios; resistid (decisión/voluntad) al diablo, y huirá de vosotros.

  • Mateo 22:37, Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.

La salvación de nuestra alma, depende de cada uno de nosotros. Es personal e intransferible.

El alma se relaciona con el Lugar Santo del Tabernáculo (2 Co 5).



- SOMOS ESPÍRITU (Pneuma). El espíritu es la parte más profunda del hombre, y lo usamos para contactar con la dimensión espiritual. Es la conexión que tenemos con Dios.

El alimento del espíritu son la oración, adoración, comunión y el Espíritu Santo.


Los pecados del espíritu, son los que contaminan el espíritu, que rompen nuestra relación con Dios, provocando así nuestra muerte espiritual: estar separado de Dios.

  • 2 Corintios 7:1, Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.

  • Romanos 1:21, Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.

  • Gálatas 5:22,25, Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 25 Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.

El espíritu se relaciona con el Lugar Santísimo del Tabernáculo (2 Co 5). Al final de nuestros días, nuestro espíritu, vuelve al Creador (Ec 12:7).


Los tres, espíritu, alma y cuerpo, actúan inseparablemente. Dentro del cuerpo está el alma, dentro del alma está el espíritu.

Tenemos un Dios que cubre todas las áreas de necesidad de nuestra vida en cualquier dimensión.


Al ser el hombre un ser tripartito, Jesucristo ministra en cada dimensión de él a través de su ministerio tripartito: Liberador, Salvador y Sanador; para sus necesidades: en el Espíritu, Alma y Cuerpo.

Estamos hechos de inmortalidad con la opción de la eternidad. Haz a Dios el Rey de tu vida, déjalo que llene todos los espacios, que parta tu alma y tu espíritu, que penetre hasta las coyunturas y tus huesos (He 4:12), hazlo tu Señor, Salvador y Liberador. Tómalo de la mano y camina junto a Él cada día de tu vida.

  • Hebreos 4:12, La palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que las espadas de dos filos, pues penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

  • 1 Timoteo 3:16, E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Él fue manifestado en la carne, vindicado en el Espíritu, contemplado por ángeles, proclamado entre las naciones, creído en el mundo, recibido arriba en gloria.


Por: Janice Pérez

8 vistas
IGLESIA DEL
NAZARENO
   HISPANA

559 363 8669 & 559 486 9421

iglesianazarenoms@gmail.com

1238 Santa Bárbara Dr.
Los Banos, 93635

  • White Facebook Icon
Logonovo2.png
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now